Manifiesto Terremoto

No somos un grupo de ciclistas de cascos y luces. Rodamos por la ciudad como rodamos por la vida. Somos unos vagos, el vino recién salido de las coladeras, de las luces de ciudad interminable, como recuerdos del terror, como un putazo seco en tu cien, en tu mandíbula.

Sobre las cosas que nos son de nadie: todo es de todos, todo es nuestro, tomamos la calle, habitamos cada esquina, cada semáforo, todo es nuestro, todo para todos, nada para nadie. Y no sabemos cómo parar, no nos enseñaron a parar y apenas comenzamos. Nos vamos por las avenidas, por nuestra puta ciudad: nos declaramos Terremoto y el temblor de nuestros pies, subiendo por nuestras piernas, es la intensidad que vamos a pegar, y los vamos a volar, vamos a volar a los enemigos metálicos, llenos de fierro, de desperdicio y humo negro que nos ven partir y nos miran desde lejos.

Somos el terror de la ciudad, de nuestra puta, de nuestro hogar perdido, de nuestro camino iluminado, el terror del peligro, el terror del coche, la velocidad infinita de nuestros vehículos, la cara de susto de las señoras, de los adultos perdido en sí mismos y nuestra libertad que se estrella en todas los rostros, en todos los corazones, en las pieles… Somos los Terremoto, los que no esperan, los que ganan aunque pierdan, los imposibles, los que no saben porque no necesitan saber, los que son y simplemente son, los que tiene escrito el destino en su piel, en sus piernas, los que van en el camino fumando la vida y yendo con ella en el aire, en el viento.

Soy Terremoto porque soy libre, porque soy más que puro destino y trapos, pantallas y mentiras, somos Terremoto porque nuestras ruedas siembran el temblor del choque en las calles, porque no basta una luz roja para detenerme, porque ni el cansancio ni la vida me tumbarán, nadie puede callarme y mi luz es el camino, mi canción el viento.

Y comienzo a desprenderme de mis uñas y la velocidad se acelera, y el miedo desaparece, mi fuerza es más grande que mis músculos, mi adicción, mi sed, mi infinita sed comienza a hacer estragos, no tengo fin ni llenadera, ni satisfacción, mi locura se expande por mi cuadro, por mis rines y mis pedales, somos Terremoto porque un día nos conocimos Terremoto y supimos que el asfalto, las llantas rosando al máximo, la quietud del equilibrio y mi deseo es el motor de mi historia. Somos Terremoto y chingas a tu madre, tú, tú y tú, chúpale que se dobla, somos como somos porque los Terremoto “no le damos pero como fumamos”.

Anuncios

4 pensamientos en “Manifiesto Terremoto

  1. joder,,esto lo e escrito yo, o alguien demasiado parecido a mi,,,un hermano que no conozco pero que hay lo sentimos,,,””LOS ALIKATES ZARAGOZA””
    un abrazo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s